Bochorno en Riazor

480
El Arabi transforma el penalty que a la postre decidiría el encuentro.   FOTO: marca.com

 

Menudo espectáculo tuvimos ayer en el municipal de Riazor! Derrota dolorosa y vergonzosa ante el Granada, hasta la pasada jornada último clasificado de la Liga y equipo más goleado del campeonato. El Depor sigue siendo el mejor aliado de los equipos necesitados. Si estrenas entrenador contra los herculinos, ganarás con toda seguridad; si llevas una mala racha de resultados, qué mejor que jugar contra los blanquiazules para cortarla! … debe ser por eso que somos un equipo querido en muchos puntos del territorio nacional. Nos gusta repartir felicidad. Nosotros somos así, campechanos.

Víctor Sánchez del Amo volvió a insistir con el trivote, “una forma de llamarlo” según señaló el preparador madrileño, contrariado en la rueda de prensa ante tal denominación. Le puedes llamar como quieras pero el resultado fue el de siempre. Un fiasco. Y van tres. Mirandés, Espanyol y el partido de ayer. Mosquera no se siente cómodo con dos compañeros tan cerca. La entrada de Borges en el once ha trastocado el equilibrio natural del conjunto. Fayçal no rinde escorado a la banda. No hay combinaciones en tres cuartos de campo. Atasco monumental. El jugador herculino que tiene la posesión también tiene un problema. Nadie se ofrece y el esférico circula a una velocidad insuficiente para atacar la defensa contraria.

Todo pudo cambiar si Lucas transforma en gol un mano a mano tras una gran pase de tacón de su socio habitual, Luis Alberto. Se fue acariciando el poste derecho de Andrés Fernández. Tras un saque de esquina a favor, un simple pase a un costado del equipo granadino colocó al peligroso Peñaranda en un mano a mano con Luisinho, que se precipitó y no consiguió parar al venezolano. Juanfran, que llegaba desbocado en la carrera hacia su portería, arrolló al atacante visitante dentro del área. Penalti claro. El Arabi se encargó de colocar el 0-1 en el electrónico. Los coruñeses tienen un gran problema en las transiciones ataque-defensa. Y si vienen precedidas por un balón parado a favor, ya es para echarse a temblar. Por cierto, el laboratorio blanquiazul de las jugadas de estrategia lo clausuraron hace tiempo. Ni un sólo remate en las faltas laterales y corners. Alrededor de quince intentos. Digno de estudio.

El Depor se mostró totalmente inoperante en la búsqueda del gol. El plan estaba claro. Laterales profundos, ganar superioridad en banda y meter centros en el área nazarí. Se llevó a cabo “a la perfección”. Más de treintena de balones colgados. Digo colgados, porque llamarles centros me parece demasiado osado. Cero remates. Esto es fácil de entender cuando los que centran son Juanfran y Luisinho y tienes al remate a Lucas, gran jugador, pero la ejecución con la testa no es lo suyo, y Luis Alberto, fino estilista que rehúye el contacto aéreo siempre que tiene ocasión. Dijo VSD que Borges y Bergantiños son buenos llegadores. Supongo que se referirá a que llegan a Abegondo puntuales, porque lo que es pisar área rival…

Con todos estos mimbres el cesto salió como salió. El Granada pudo sentenciar a la contra en demasiadas ocasiones. La falta de entendimiento entre sus delanteros unas veces y la escasa puntería, en otras, propició que el marcador fuese tan escaso para sus intereses.

El entrenador local estuvo lento en la reacción. Tanto tardó que Jona ingresó en el terreno de juego con el tiempo de juego prácticamente cumplido. Asombroso. Nunca tal cosa vi. Lux redondeó el pésimo partido de los locales con una entrada brutal a Edgar en el tiempo de descuento, recordando al mismísimo Schumacher en el Mundial del 82. Esta vez fue roja.

“Para esto no vengo” se escuchaba a la salida del encuentro. La verdad sea dicha, hay que ser de otra pasta para ver un espectáculo como el de ayer y no pedir que te devuelvan el dinero del abono. Pero el sábado estaré de nuevo en Riazor. Porque sin ti no sé vivir.

 

 

 

Anuncios

LUX EVITA LA GOLEADA

lux cornella
Germán “Poroto” Lux cuajó un gran encuentro en Cornellá-El Prat y con sus intervenciones evitó una goleada para su equipo ante el Espanyol.   FOTO: 21noticias.com

La situación de necesidad del conjunto perico no jugaba a favor de los intereses deportivistas. Los antecedentes no auguraban nada bueno. La baja a última hora por molestias musculares de Lucas, tampoco… y ya se sabe, si algo puede salir mal, saldrá mal. Así fue. Derrota del Depor en el estadio Cornellá-El Prat. La historia se repite. El equipo coruñés todavía no sabe lo que es celebrar un gol en ese terreno de juego.

El encuentro comenzó bastante bien para los intereses del conjunto gallego. Un gran pase de Mosquera habilitó a Luis Alberto, que controló de forma magistral para quedarse delante de Pau. El andaluz no confió en su definición con su pierna menos buena y perdió el tiempo necesario para que entre el meta y un defensor perico desbaratasen la ocasión de gol. Los hombres dirigidos por Galca se empleaban a fondo y luchaban cada balón como si la vida les fuese en ello. Dejando los eufemismos a un lado, repartieron estopa a diestro y siniestro, en especial Víctor Sánchez. Sin embargo, el Depor se encontraba a gusto en el partido. No creaba ocasiones claras, pero tampoco las concedía. Hasta que llegó la lesión del mariscal de la zagua coruñesa. Sidnei envió el esférico fuera y se sentó el verde con cara de pocos amigos. Las fibras de alguno de sus músculos dijo basta. El doctor blanquiazul certificó la mala noticia. Cambio. Laureano  Sanabria ingresaba en el duelo cuando apenas se había disputado media hora de encuentro, pasando a ocupar el flanco izuierdo. Fernando Navarro se convirtió en la pareja de baile de Arribas. Este desbarajuste de posiciones en el bando visitante fue aprovechado por el Espanyol, que dispuso de varias ocasiones para anotar el primero de la tarde, ante el estado de shock de los jugadores de Víctor Sánchez del Amo. El show de Germán Lux comenzaba.

La segunda mitad comenzó con un conjunto local metiendo una marcha más al juego. Cuando los coruñeses se dieron cuenta de que De Bugos Bengoetxea había decreto la reanudación del duelo, el joven Marco Asensio ya había perforado la meta defendida de Lux, tras aprovechar una buena empanada de la zaga visitante, que no acertó a despejar el esférico, que se paseó dentro del área. El futbolista propiedad del Real Madrid fusiló a bocajarro al arquero argentino del Deportivo. Tras el gol el partido entró en una fase en la que los visitantes trataron de tener más la posesión de la pelota y los locales trataban de salir a la contra. El Depor era incapaz de acercarse con peligro, todo lo contrario que el conjunto perico, que pudo sentenciar en varias ocasiones muy claras, pero Lux mostró sus mejores virtudes y evitó una goleada para su equipo.

Victoria merecidísima del Espanyol. Galca salva un match ball y la escuadra catalana alivia su situación en la tabla clasificatoria. Por su parte, el Depor continúa con su nefasta racha. No conoce la victoria en el 2016. Nueve partidos sin ganar. Sólo ha sumado 6 de los últimos 27 puntos. A todo esto hay que sumar la lesión de Sidnei y la duda del estado físico de su goleador, Lucas Pérez. El próximo envite contra el Granada en Riazor se antoja decisivo para el devenir de los coruñeses en las jornadas que restan hasta el final de la liga.

PÓLVORA MOJADA

image_content_17701938_20160214011808
 

Adán, portero del Real Betis, cuajó una magnífica actuación en Riazor.    Foto: elcorreoweb.es

 

 “Siempre que los de arriba tienen la pólvora mojada, es bueno para nosotros”. Esta frase, propiedad de Sergio Ramos, y que ya forma parte de la historia del fútbol nacional, la podría haber suscrito cualquier integrante de la expedición bética tras la conclusión del partido de anoche en Riazor.

El Real Betis consiguió llevarse un punto del feudo herculino en un encuentro en que los hombres de Víctor Sánchez del Amo merecieron mejor suerte. El duelo comenzó de la mejor manera posible. Antes de que se consumiese el primer cuarto de hora ya mandaba  el equipo local en el electrónico. Corner botado por Lucas Pérez que Alex Bergantiños tocó en el primer palo. Adán no pudo hacer nada para evitar el primer gol de la noche. Por una vez la estrategia a balón parado funcionaba para los blanquiazules. Pero la alegría fue efímera. En una gran combinación de los sevillanos, y con la inestimable ayuda de los integrantes del flanco derecho deportivista (Fayçal y Juanfran), que no estuvieron todo lo bien que deberían, Vargas centró a placer y el jovencísimo Musonda remataba a placer con la testa en el corazón del área para igualar el marcador.

A partir de ese momento el duelo se convirtió en un correcalles. El Depor dominaba y llegaba con claridad al área contraria. Tuvo alguna para adelantarse en el marcador, pero el gol no llegó, consecuencia del buen hacer de Adán, el guardameta verdiblanco, unido al poco acierto de los atacantes blanquiazules. Los béticos también creaban peligro, aprovechando la falta de finalización en las jugadas herculinas para montar buenas contras. En una de estas jugadas Mosquera derribó al exdeportivista Rubén Castro en la frontal del área. Vargas aprovechó la mala colocación de la barrera y de potente tiro raso batió a Lux, poniendo el 1-2 en el marcador.

El paso por los vestuarios sentó bien al equipo local. Al poco de la reanudación, Cani puso un buen centro raso al que sorpresivamente Lucas no llegó, pero en el segundo palo apareció Fayçal para empujar el esférico al interior de la portería andaluza. Con más de media hora por delante, la remontada local se antojaba posible. El Depor las tuvo de todos los colores, pero anoche los atacantes herculinos  tenían la pólvora mojada. Por otra parte, Adán, el portero defenestrado por Mourinho en el Real Madrid, presentó su candidatura para formar parte del combinado nacional. A buen seguro que Del Bosque habrá tomado nota. Mientras tanto, la primera victoria en el 2016 se resiste para los coruñeses. Un empate más,14º de la temporada, y un punto menos para lograr la salvación.